Menabilly, la casa que inspiró Manderley

Manderley-mansion-hitchcock
Manderley – Película de Hitchcock

Comencemos el post como es debido:

Anoche soñé que había vuelto a Manderley.

Es el inicio de Rebecca, libro de Daphne de Maurier,  que fue llevado al cine por Alfred Hitchcock. Impresionante el primero y bastante buena adaptación, con polémico cambio del final, el segundo. Si te atreves con las versiones modernas de clásicos de culto, puedes ver la nueva película del 2020 con Lily James, actualmente en Netflix.

En mi opinión, la mitad del éxito de esta historia es la figura de Rebecca, omnipresente en toda la historia aun (¡ojo, spoiler!) estando muerta . Su presencia invade cada rincón y  pensamiento de la protagonista, esa segunda señora de Winters, sin personalidad ante la sombra de Rebecca, sin siquiera tener derecho a nombre. Sí, pregunta de trivial, no se menciona el nombre de la nueva señora de Winters en toda la novela.

El otro 50% lo atribuiría a la atmosfera recreada en Manderley, esa mansión misteriosa que sirve de escenario lleno de recovecos del pasado. Un lugar que actúa como un personaje más en la historia.

Manderley-Rebecca-Hitchcock

Y, a lo que vamos:  ¿En qué se inspiró Daphne de Maurier para crear Manderley? ¿Fue fruto solo de su imaginación?

Por supuesto que no, se basó en una mansión abandonada: Menabilly Manor, situada cerca de Fowey, en Cornwall. Los padres de Daphne poseían una segunda residencia en esa zona, la casa Ferryside, y, acostumbrada al ambiente urbanita y bullicioso de Londres, la joven escritora encontró en la zona un halo de misterio y encanto que la sedujo. Una tarde de otoño de 1926, inspeccionando los alrededores con su hermana, descubrió  Menabilly, una casa de campo semiabandonada con cierto aire decadente, que le  serviría como inspiración para escribir Rebecca. Incluso llegó a colarse en el interior para inspeccionarla, al más puro estilo Urbex.

Menabilly-manderley
Lámina Menabilly

No fue hasta mucho después, en 1943 (cinco años después de publicar Rebecca), cuando consiguió convencer a los propietarios, la familia Rasleigh, para alquilarla, haciéndose cargo de su restauración. Allí se instaló con su propia familia, su marido y sus tres hijos. Daphne había vuelto al lugar del crimen y allí permaneció durante un cuarto de siglo, hasta que la familia Rasleigh quiso recuperarla para uso propio.

Daphne-du-maurier-menabilly-manderley

Desafortunadamente, Menabilly Manor es una propiedad privada no abierta al público, pero podéis visitar Fowey y seguir los pasos de Daphne por los alrededores.

Fuentes: Vanity Fair    /   RevistaAd

Un comentario en «Menabilly, la casa que inspiró Manderley»

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.