Hotel Meridional – Guardamar del Segura

Hotel Meridional - Guardamar del Segura

Este verano visitamos Guardamar del Segura con motivo de un acontecimiento familiar. Nos hospedamos en el Hotel Meridional (de tres estrellas) ya que era donde se celebraba y que mejor lugar para poder acabar la fiesta y en dos pasos encontrarte en tu habitación sin tener que conducir ni desplazarte.

A parte de ésta, tiene otra ventaja muy importante: está muy cerca de la playa, delante del hotel hay un pequeño parque y zona de aparcamiento pero ningún otro edificio, así que se puede ver el mar desde las habitaciones (en algunas de forma lateral) y desde la terraza exterior. Continue reading

Mamarosa Casanova – Barcelona

Situado en la parte alta de Barcelona, en el barrio de Sant Gervasi, se encuentra el Restaurante Mamarosa Casanova, especializado en gastronomía italiana tradicional, evidentemente no puede faltar la pasta y la pizza, esta última de base fina y elaborada según la antigua receta de Roma, todo ello con ingredientes naturales y frescos.

Visitamos este local un sábado por la noche para probar el Menú Degustación Mamarosa Lounge (precio por persona: 18€), consistente en: Continue reading

Restaurante l’Armari – Barcelona

Update: Nos informan de que este restaurante ya no existe.

El pasado viernes fuimos a cenar a l’Armari, un restaurante de cocina francesa situado en pleno barrio de Gracia de Barcelona. Antes de entrar ya vimos que era un sitio conocido, puesto que había parejas, grupos de amigos y familias esperando una mesa para entrar. ¡Suerte que habíamos reservado previamente!

El restaurante es bastante pequeño, bohemio y acogedor, iluminado por una luz tenue que da carácter al lugar, además de la calidez de sus velas dispuestas en cada mesa. Continue reading

La Jamonería – Zaragoza

Siempre he relacionado a Zaragoza con el buen comer y los apetitosos platos y tapas que puede uno encontrar en cualquiera de los bares y restaurantes que hay en la ciudad.

Por motivos de trabajo hace unos meses tuve la oportunidad y privilegio de ser invitado a comer en el restaurante La Jamonería, donde he de reconocer que nos pusimos las botas y no nos chupamos los dedos de milagro. Continue reading